PLANTAS   |   ENERGÍA SOLAR Y GENERADORES   |   EQUIPOS Y PARTES   |   DESCARGAS   |   CONTÁCTANOS
ventas@corptekindustrial
PLANTAS DE TRATAMIENTO PARA
AGUA RESIDUAL
Plantas del tipo Aeróbicas.
 

El tratamiento de aguas residuales o servidas tiene por finalidad la remoción de las cargas orgánicas y químicas presentes en ellas, llevando sus concentraciones a las permitidas por las diferentes reglamentaciones, a fin de que sean aptas para su descarga al medio ambiente.

Para realizar un adecuado tratamiento, se cuentan con una serie de tecnologías y métodos, que se implementan después del análisis físico y químico de las aguas a tratar.

El diseño de una planta, ya sea residencial unifamiliar, residencial de comunidades o industrial, viene determinado del contenido en el agua de la cantidad y tipo de contaminantes que requieren ser removidos.

Las plantas de tratamiento para aguas residuales se agrupan en dos tipos fundamentales: aeróbicas y anaeróbicas.

Bajo las consideraciones de practicidad y de rentabilidad tanto en la inversión inicial como en el uso, las plantas del tipo aeróbicas son las más implementadas. Estas plantas hacen uso de la capacidad digestora de las bacterias aeróbicas ya presentes, a fin de que realicen el trabajo depurador y de esa forma clarifiquen el agua. Como el término aeróbico indica, en estas plantas la inyección de aire en grandes cantidades, a fin de proveer del oxígeno requerido por las bacterias, es la materia prima fundamental.

En forma esquemática, una planta de tratamiento aeróbica se compone de los siguientes módulos:

- Tanquilla de igualación y desbaste, ubicada a la entrada de la planta.

- Tanque digestor, donde se realiza la depuración bacteriana y la floculación.

- Tanque de sedimentación primaria, para permitir la sedimentación de los sólidos en suspensión.

- Tanque de sedimentación secundaria y de desinfección.

Las plantas se diseñan caso por caso, tomando en cuenta el origen de las aguas, el flujo a tratar y la disposición del agua tratada.

   

Las plantas bajo este concepto, las podemos suplir bien sea en acero al carbono, en acero inoxidable (uso marino) incorporando estanques del tipo australiano, en concreto (cemento), todo de acuerdo a las condiciones del caso.

Las bases para tomar la decisión del tipo de planta a fabricar, son desde el tipo de usuario hasta el presupuesto disponible, pero siempre con el objetivo de lograr el tratamiento adecuado al agua servida disponible.

Trátese de una planta de tratamiento unifamiliar, para comunidades o industrial, su diseño y equipamiento serán elegidos particularmente para cada caso.

Todo caso será analizado y propuesto de forma tal, que el cliente tenga todas las opciones disponibles a fin de tomar la decisión que más convenga: llave en mano, diseño, equipos y puesta en servicio y de esta manera queda la obra como tal en manos del cliente, o cualquier otra opción intermedia.

 
SOLICITE UN PRESUPUESTO AQUÍ